¿Eres una mujer consciente e independiente que busca accesorios que reflejen tu amor por el medio ambiente? ¿Te gusta distinguirte entre la multitud monótona? ¡Entonces estás en el lugar correcto! Estoy aquí para dar un toque de singularidad en tu estilo personal, liberándote del aburrimiento y animándote a mostrar con orgullo tu esencia única.

 

En un mundo dominado por la producción en masa, he tomado un camino diferente, y apuesto a que también resuena contigo. Afrontémoslo, los artículos producidos en masa a menudo carecen de transparencia sobre sus orígenes, y la huella de daño y sufrimiento que dejan detrás difícilmente compensa esos tentadores precios bajos. Cuando elegimos lo hecho a mano, rompemos con este ciclo y abrazamos una conexión única con nuestras pertenencias.

 

Imagina esto: vidrio rescatado de ventanas de edificios históricos en la bulliciosa Barcelona, transformado en arte para vestir que respeta el medio ambiente.

 

Tengo fe en la influencia que tiene el trabajo manual. El espíritu del artesano carga cada creación con una esencia única, una presencia que perdura en la pieza terminada. Es un trabajo de amor.

 

La calidad sobre la cantidad no es solo un dicho; es una filosofía. Los objetos hechos a mano desafían la mentalidad de nuestra cultura de usar y tirar. Resisten la prueba del tiempo, invitándonos a apreciar, adorar y conservarlos a largo plazo.

 

La naturaleza, con sus innumerables maravillas, es mi musa, desde las alas revoloteantes de una mariposa hasta la majestuosa belleza de un tigre y la inmensa diversidad de la humanidad. En cada pieza de joyería, busco capturar lo genuino y único, convirtiéndolo en una obra de arte para llevar encima.

 

Así que, bienvenida a un mundo donde el vidrio desechado se convierte en un lienzo para la individualidad, y cada pieza de joyería narra una historia de artesanía, amor por la naturaleza y la celebración de un estilo distintivo.